lunes, 10 de julio de 2017

La escalera de la infamia



                                                   LA ESCALERA DE LA INFAMIA

                                                         En la escalera de la infamia
                                                         huímos del silencio entre las gotas
                                                         que separan la miseria.

                                                         Al frío del muro hambriento,
                                                         agoniza dormitando la lila.
                                                         Yo acudo oblicua a la llamada.
                                                         ¿Habré dormido alguna vez?
       
                                                         Asfixiando desde arriba
                                                         escalón          a           escalón
                                                         la madurez
                                                         acabo por descubrir la llave que asiste
                                                         en mi boca
                                                         con un mensaje infecto de soledad:
                                                         sin querer, la muerte ha clavado una flor
                                                         en el asfalto.
                                                         Habré mudado al final el brillo de la infancia
                                                         al filo del cuchillo:
                                                         visión esclarecedora de todas las entrañas.

                                                         Ella dormita y yo corro en el margen de la sombra
                                                         urdiendo la venganza en el paraje seco.
                                                         Ella y yo habríamos decapitado el atisbo de la luna
                                                         en la ventana.

                                                         Sin querer, hemos encontrado el silencio
                                                         en su inquietante forma de narrar la historia.
                                                         Se anuncia a la mitad y con una mala noticia:
                                                         la muerte ha escogido el bando contrario.


                                                                                  Imagen de  Meshes of the afternoon, (Maya Deren)

lunes, 12 de septiembre de 2016

POST—MORTEM





Aún en la distancia del pulso congelado
observo el silencio tropezar en mi garganta,
encuentro en el ruido el consuelo más eufórico
y  apunto a la desgracia,
huyendo después a la manera de un cervatillo
que escucha el aire rasgado por una bala sin nombre:
reseño mis próximas lesiones.

Aún en la distancia del pulso congelado
contengo mi cuerpo en un vaivén de la violencia
de una soga
contengo la herida y el grito
hasta descarnar todos mis sentidos.

En la distancia del pulso maniatado
una  risa eufórica recorre la montaña:
el galope del ciervo sangrante arrastra
la mugre a la noche.
Allí se regodea en el espanto de su
propia carne
como emperador de la destrucción.
Allí el ruido de sus cascos rojos
dicta la trayectoria
y allí
la risa entrecortada rebosa
la sangre que bloquea la tráquea
como tinta o como fango blanco.
No existe el plomo en el momento del
rasguño
no existe la miseria
cuando brota gota a gota del aire perforado.

Aquí, en la distancia del pulso,
el agua inunda todos los colores
y en el calor de mi cuerpo, el abismo golpea
las heridas: busca la reacción.
Aquí el coágulo no se inmuta
ante el blanco de los dientes rotos
no se inmuta ante el eco del silencio
que martillea incesante
los ojos ensangretados del ciervo tendido.
En las ruinas, la hierba crece entre las rocas
o corazones endurecidos
y las vísceras y la sangre seca
del cervatillo sonriente
alimentan la tierra.
En las ruinas, el agua se tiñe de rojo:
en el silencio,
la desgracia nutre nuestra piel.



Esta es la nueva foto de Raquel Barbero, una interpretación del tema "sangre", y mi nuevo poema. ¡Ultra colaboración!

Podéis ver más fotos suyas en su página de Facebook: www.Facebook.com/RaquelBarberoFoto

¡Un saludo especial a Inma, que nos ayudó con la sangre de la foto!

sábado, 13 de agosto de 2016

PRADO








                                                                      PRADO


                                                      Recojo mi cuerpo en azufre
                                                      como un búfalo o un pájaro
                                                      maniatado: envuelvo mis plumas
                                                        una a una
                                                      en homenaje a la comodidad
                                                      del veneno.
                                                      Arraiga el olor de la tierra o
                                                      el olor de la tristeza
                                                      en mis rodillas
                                                      y retuerzo el color de la herida
                                                      para observar el dolor en la quietud:
                                                      festival cotidiano para no despertar.

                                                      No se altera el pulso
                                                      si se deshojan las flores
                                                      al frío de mi aliento
                                                      y apoyo, en el descanso del ahorcado,
                                                      la cabeza sobre mi estómago.
                                                      Mientras mis venas atraviesan la tierra,
                                                      la suave brisa recorre los prados. 

   Fotografía de la genial Raquel Barbero. Podéis encontrar más fotos suyas en su página de Facebook: www.facebook.com/RaquelBarberoFoto

lunes, 31 de agosto de 2015

Epitafio I


                                                         Buscándote en el laberinto, y allí gritando cerca del monstruo,                                                                                                                             tu nombre.
Leopoldo María Panero 


El cielo de los enamorados no
Me abrirá sus puertas porque
Aún
No he gritado el nombre frente
Al monstruo
Ni he imaginado los ojos ante el temblar
De la tierra.
Porque ante el caos y las bestias:
El gesto más cotidiano y
Vuelta a empezar,
Hasta que amanse a la fiera el
Destello de la postura de sumisión que adopto
Cuando estalla.

El cielo de los enamorados no podrá acogerme
En su tela pegajosa porque
Aún
No soy el fuero fuego que alumbra
Cuando lee
Ni soy nunca esa mano que no conoció otra
Ni soy aquel destello cuando confundo
La sumisión al temblor de la bestia con
El brillo como campo de fuerza en mi cráneo.
Aún
No entiendo cómo llamar amor no
Entiendo cómo asumir el desastre no
Entiendo cómo el fin del mundo puede parecer
Agradable
En tu existencia.
Aún no puedo decir que espero que en mi piel escribas
Todos los sonidos que no recordaré cuando
Esté tirada en el suelo de un cuarto vacío
Con todo lo que altera la realidad para
Hacerla más liviana
Colapsando mis arterias:
(Se muestra más cruel, sin embargo,
con la cara degollada y la cabeza arrancada
de un cuerpo hueco donde resuenan
los crujidos de cuando te ríes, que da vueltas sobre si mismo,
sin espetar nada).
No puedo decir, entonces,
Que espero que mi piel sea cubierta con
Todas tus memorias porque
Ya sabes
La belleza siempre es el comienzo de lo terrible
Y a veces parece que reseñas
Con más y más contundencia
El destino de mi próxima destrucción:
No sé si me explico.



Alejandra Marquerie Martín

Ilustración: Aleksandra Waliszewska

lunes, 2 de marzo de 2015

Cause all I want is the moon upon a stick.





De modo que las jaulas donde revolotean

los dioses infantiles,
humanos cosificados
y
piedras antropomórficas
se balancea al ritmo de los bailes
de una luna que marca
si estás o no fuera;
se balancean al ritmo de la luna sobre
un palo que da vueltas
 floreciendo grotesca:
no tiene labios y sus ojos están
cosidos.
luna cuerda,
que mueves el mar,
que no ves, y aún así decides
animal, cuándo estamos fuera.

 ***

No recuerdas cuando nos caímos
en la hierba y
mirando el sol
no pudimos vernos despúes:
hay colores que tapan tu cara.

***

De manera que estamos girando
bajo colores
y mis ojos
están sellados con colores
y no eos veo la cara
porque estoy mareada,
estoy fuera;
animal grotesco
lleno de colores.

***

De manera que la luna ciega
se enfrenta a un sol mudo
que se agita
sujeto por hilos florecientes
procedentes de la hierba.
y cuando ella rasga sus ojos
cosidos
(qué fea imagen)
(qué esto, lo de fuera)
el mudo habla
y habla
y dice colores que los enjaulados entendemos
y alegres danzamos
movidos por destellos florecientes
(qué grotesco: nos sangra la boca).
la sorda rabia: no ve los colores,
no entiende
no baila.

***

De modo que la vida es eso:
balancearnos enjaulados por una
luna ciega y sorda que decide,
animal,
cuando te quedas fuera.

Bailamos y esperamos. es grotesco:
nos sangra la boca.


Alejandra Marquerie Martín

+esto
+dibujo de Aleksandra Waliszewska 

domingo, 14 de diciembre de 2014

No tiene los labios para la frente,

       
                                                                                                       William Blake, el anciano de los días

                                                                             Se ríen del hombre los dioses 
                                                                                                Porque no tiene labios para la frente
                                                                                                Porque no tienen frente 
                                                                                              y son bobos e idiotas los dioses
                                                                                                    porque no saben vivir. 
                                                                                                   Leopoldo María Panero


+esto

jueves, 11 de septiembre de 2014

Tierra.

                                                                             Aleksandra Waliszewska
                                                       

                                                        Tres chicas aplastadas
                                                         y revueltas
                                                         entre cuerpos sudorosos y
                                                         sin prisa
                                                        bajo tierra.
                                                        Vaya prolepsis.

                                                        Nos falta la calavera de cuando
                                                        volvíamos de la noche
                                                        con montón de flores
                                                        arrancadas de cuajo
                                                        y hojas para complementar
                                                        la diadema que nos daba paso
                                                        a donde teníamos que estar,
                                                        nuestro verdadero sitio:
                                                        vamos bajo tierra para
                                                        comernos todo el humus en el
                                                        que nos convertiremos.
                                                       Mucha arena,
                                                        mucha tierra,
                                                       ya sé,
                                                       qué más da.
                                                        Menda prolepsis.

                                                      Vamos al tanatorio en metro.
                                                      Vamos al cementerio en metro y
                                                      no hemos hecho nada.
                                                      Años atrás.
                                                      Menuda prolepsis.
                                       
                                                            ***

  Alejandra Marquerie Martín


Estaba triste y me vi en el cristal del metro mirando al propio cristal y ya no sé qué digo. Vuelvo de un cumpleaños y me da claustrofobia. Vamos al tanatorio en metro, al cementerio en metro. Vamos bajo tierra a enterrarnos. Menuda prolepsis.